lunes, 31 de octubre de 2011

Cuento de miedo

Érase una vez una niña que vivía en una casa muy vieja. La niña se llamaba Elena. Era guapa, rubia y alegre. Un día fué al bosque a coger frutas, de repente oyó un ruido y no se dió cuenta de que alguien la seguía. Era un vampiro, la cogió de las piernas y se la llevó al cementerio porque allí estaba su casa. El vampiro era malo, muy feo y asqueroso. Elena pidió socorro pero nadie le escuchó, estaba encadenada.
Un dia tras otro pidiendo socorro pero tenía la voz demasiado baja. Convenció al vampiro de que la soltara porque le iba a dar todo el dinero que quisiera. Su madre estaba preocupadísima. Con el tiempo el vampiro iba comprendiendo las cosas y se hizo bueno y la soltó. Cuando llegó a su casa le contó a su madre todo lo que había pasado y cada vez que iba al bosque recordaba su cara.

No hay comentarios: